Tightlacing

El tightlacing, corseting o cintura de avispa, es una modificación corporal que consiste en reducir el tamaño de la cintura, tanto como sea posible.

El tightlacing o corseting, es una modificación corporal extrema. Esta modificación no es nueva como podría creerse, sino que es una práctica iniciada desde hace siglos, cuando los corsé eran obligatorios.

Esta modificación no solo cambiaba el aspecto del cuerpo de las mujeres, que literalmente parecían avispas, sino que arruinaba sus cuerpos y su salud, e incluso, podía poner en riesgo sus vidas.

El método del tightlacing:

Este método para reducir la cintura de una mujer es simple en su funcionamiento, consiste en apretar la cintura de la mujer para reducirla al menor diámetro posible.

Este método consiste en colocar corsés o cinturones que presionen la zona de la cintura hasta deformar el cuerpo. Con esto se consigue disminuir la cintura de la mujer, pero a costa de producir un corrimiento en los órganos (estómago, intestinos, etc.) hacia las zonas de menor presión, o sea hacia arriba o hacia abajo.

Muchas veces, la presión era tanta, que las mujeres tenían serias dificultades para respirar, su sangre no podía circular correctamente. La digestión de los alimentos se tornaba problemática, sufrían deformaciones en las costillas y ocasionalmente alguna rotura.

Los primeros corsés comenzaron a fabricarse en el Renacimiento (siglo XVII) y estaban hechos en hierro, luego comenzaron a fabricarse con varillas de madera, hueso de ballena, lo que los hacía más flexibles y livianos. Inicialmente eran de forma derecha, pero luego adoptaron la clásica forma curvilínea como un 8. Con el paso del tiempo, se dividieron en dos piezas.

En la actualidad, la mujer con la cintura más pequeña es Cathie Jung, con 38cm. Ella ha utilizado el corsé a tiempo completo desde 1983, salvo para bañarse.

Pero el récord en cinturas diminutas pertenece a Ethel Granger, que tenía 32,5cm. Lamentablemente, Ethel falleció un tiempo atrás, pero nadie ha batido su récord.

Técnicas de escarificación

Las modificaciones corporales están de moda. Pero no son técnicas de la época actual, sino que provienen de épocas ancestrales.

Las modificaciones corporales no son un invento de la época moderna, por el contrario, son una práctica milenaria originada en rituales y ceremonias de carácter mágico sagrado. Una de estas prácticas ancestrales es la escarificación en sus diversas modalidades.

Podemos encontrar evidencias de esta práctica en África, América y Australia. Estas culturas la empleaban con distintos fines: para la guerra, como muestra de luto, para mostrar la edad de la persona (de acuerdo a la cantidad de marcas que tenía en la cara), para dar a entender que una mujer estaba lista para el matrimonio (mediante cicatrices en zigzag en las piernas).

Existen varias modalidades de escarificación y cada cultura practicaba la suya. En la actualidad, todas son practicadas y depende del gusto personal, el tipo de escarificación que se elija.

Las distintas técnicas de escarificación:

• Cutting: esta es una de las técnicas más dolorosas de escarificación. Consiste en cortar la piel, dejando marcas permanentes y con relieve. El procedimiento se realiza con un bisturí. Se corta la piel de acuerdo a un diseño prefijado. Este procedimiento debe ser realizado con las máximas garantías, pues de lo contrario, se corre el riesgo de sufrir graves consecuencias. Es necesario acudir a un profesional responsable y experiente en esta técnica. La curación es lenta, dolorosa y muy molesta. Es preciso tomar todas las precauciones.

• Skin removal: este es un procedimiento más extremo que el anterior, donde se remueven porciones de piel, de forma que se obtengan más detalles en el diseño. En esta modalidad, no solo se corta la piel, sino que se la remueve utilizando una espátula y esto es lo que forma la cicatriz. Sin embargo, el corte no necesita ser tan profundo como en el cutting. Primero se contornea el diseño con el escalpelo y luego se remueve la piel con la espátula. Este procedimiento es más complejo que el anterior y requiere de una técnica especial.

• Branding: este es un procedimiento un poco diferente a los anteriores, aquí el diseño se obtiene por medio de quemaduras en la piel. Puede hacerse con metales calientes o en frío con algún elemento que enfríe la piel. Al cicatrizar la quemadura, deja una marca permanente. La quemadura ocasionada debe ser de tercer grado, por tanto, el instrumento debe estar muy caliente o muy frío, para destruir los nervios. La piel se recuperará, formando una cicatriz hundida de piel brillosa.

Remociones corporales

Entre las modificaciones corporales, las que más polémicas generan son las remociones corporales, donde se procede a extirpar quirúrgicamente la zona de piel que se desee.

Las modificaciones corporales tienen finalidades diversas, algunas que son pertinentes solo a quienes la experimentan, otros lo hacen como parte de un ritual, otros porque no están conformes con su aspecto natural. Algunas modificaciones son moderadas, pero otras, son realmente extremas, tanto por el cambio drástico que significan en el aspecto de la persona, como por la agresión que su procedimiento implica.

Una de las prácticas dentro de las modificaciones corporales, es la remoción de una capa de la dermis, las que se realizan como adorno corporal, o para facilitar la inserción de un piercing, tatuaje o implante.

Estas son técnicas extremas de modificación corporal que requieren de una intervención quirúrgica y que modifican sustancialmente la imagen corporal. Entre los ejemplos de esta práctica están: la remoción de pezones y la de cejas.

Remoción del pezón:

La remoción del pezón es la amputación total o parcial de la areola-pezón. Esta amputación se practica principalmente en hombres, pero también en mujeres, aunque para éstas, resulte una parte fundamental de la anatomía del seno.

Este procedimiento es extremadamente doloroso, aún realizado con anestesia local. Aunque algunas personas muestran tener muy poca sensibilidad en la zona y toleran la operación sin anestésicos. Durante el procedimiento quirúrgico se procede a sujetar el pezón con una pinza y luego se lo corta con un escalpelo, hasta removerlo completamente. Luego se sutura la herida.

Otra técnica que puede emplearse es la cauterización, donde se procede a quemar el pezón para que desaparezca.

La cicatrización de este procedimiento puede tardar un mes, dependiendo del procedimiento utilizado. Y el sangrado puede prolongarse por días. El resultado es una cicatriz, cuyo aspecto dependerá del tipo de procedimiento empleado y de la capacidad de cicatrización de la persona.

Una vez curado, puede resultar en una pérdida de la sensibilidad en la zona. Pero como las cicatrices son muy sensibles, puede que la sensibilidad sea mayor que la que se tenía antes.

Remoción de ceja:

Esta modificación extrema resulta bastante innecesaria. Pues no se limita a eliminar el vello de las cejas, sino que también se quita la piel que lo sostiene.

En el procedimiento quirúrgico, se corta el contorno de la ceja y se procede a desprender la piel del rostro, hasta extirpar completamente la ceja. Este es un acto quirúrgico que requiere de anestesia y un cierto tiempo de sanación. El resultado es una cicatriz que sustituye a la ceja, y de la cual nunca brotará vello nuevamente.

Pies de loto

El vendaje de pies o pies de loto fue una costumbre que se practicó en China durante unos mil años. Esta costumbre buscaba detener el crecimiento del pie de las mujeres, como símbolo de femineidad y estatus.

Las modificaciones corporales están de moda y ganan adeptos entre los jóvenes. Pero esta práctica no es una novedad, ni siquiera en sus versiones más extremas. Es que las modificaciones llevan mucho tiempo practicándose en las civilizaciones antiguas. Un ejemplo de esto es el foot binding o pies de loto, que fuera una práctica común en China durante más de mil años. Esta costumbre indicaba la colocación de un vendaje en los pies a las niñas para modificar sus pies y evitar que crecieran. Esta modificación buscaba aproximar a las mujeres al ideal de belleza propio de la sociedad de ese momento. El vendaje en los pies ocasiona un sufrimiento físico y espiritual extremo.

La historia de los pies de loto:

No se conoce el verdadero origen de esta costumbre, pero fue a partir del siglo X, que las bailarinas del palacio real comenzaron a vendarse los pies, para aumentar la gracia de sus movimientos.

Dicha costumbre se extendió a las clases altas, pero se popularizó durante el siglo XVI, alcanzando a todos los rincones del territorio chino. La dinastía Manchú tuvo una intención de prohibir esta práctica, pero sin resultados.

A medida que pasó el tiempo, los significados cambiaron, y lo que se veía como una exaltación del movimiento, pasó a ser una restricción del mismo, de acuerdo a los valores femeninos confucionistas de vida doméstica, virtud, maternidad y trabajo manual.

En 1911, el régimen comunista prohibió esta costumbre. Pero ya desde el siglo XIX, con el aumento de la presencia extranjera, comenzó a verse esta práctica como un acto de barbarie.

La práctica del vendaje fue rechazada poco a poco por las mujeres de la zona costera y luego, el rechazo se extendió progresivamente, hasta que la práctica fue abandonada efectivamente en 1957.

El significado de los pies de loto:

La práctica del vendaje de pies se asociaba con un signo de belleza y erotismo.

Las vendas obligaban a las mujeres a quedarse cerca de casa, ya que no les era posible dar zancadas normales para sus desplazamientos. Esta era una forma de mantener a las mujeres dominadas.

Pero no era la opresión, la única razón para esta práctica, pues de lo contrario, no se habría prolongado tanto en el tiempo. Entre otras razones para el uso de los vendajes está la actitud de la sociedad china hacia el sexo y el placer. Los pies vendados se consideraban un símbolo de femineidad y de estatus.

Las mujeres chinas debían utilizar un calzado especial, adaptado a los ideales de belleza y a los pies pequeños. Jamás debían quitarse el calzado delante de un hombre, ni siquiera para el acto sexual.

Los pies así modificados se conocían como lotos dorados cuando su tamaño alcanzaba a unos 7,5cm de largo. Y loto plateado cuando tenían 10cm. Los pies con mayor medida se llamaban loto de hierro.

Las mujeres confeccionaban sus propios zapatos y no se los quitaban nunca. El color de los zapatos encerraba un significado, el más común era el rojo.

Entre la punta del pie y el talón, se formaba una hendidura que debía tener la profundidad de una moneda grande para que augurara la felicidad en el matrimonio (única posible para la mujer). El pie de loto aumentaba las posibilidades que una mujer tenía de conseguir un matrimonio ventajoso.

El proceso del vendaje:

Las madres vendaban los pies de sus hijas cuando estas alcanzaban los cuatro o cinco años de edad, para detener el crecimiento del pie. El vendado comenzaba en el invierno.

En primer lugar se untaban los pies con una mezcla tibia de hierbas con sangre de animal, cortaban luego las uñas hasta donde era posible, para evitar infecciones. A continuación se realizaba un masaje en el pie y luego se lo vendaba con vendas de algodón.

El proceso era doloroso, tanto al vendar los pies, como al liberarlos.

Piercings extremos

El piercing es la colocación de un anillo o pendiente en alguna zona del cuerpo, realizando una perforación para ello.

Un piercing es la implantación de un pendiente o anillo en distintas partes del cuerpo. Para la colocación debe realizarse previamente una perforación con un catéter, en la zona seleccionada.

Este procedimiento produce una herida en la piel, la cual está expuesta a una serie de riesgos como cualquier herida que debe cicatrizar. En el caso de un piercing único, ubicado en una zona no comprometida, los riesgos son pequeños, pero cuando hablamos de una serie de piercings diseminados por el cuerpo, los riesgos se multiplican con el número de perforaciones. Mucho peor, en el caso de los piercings extremos, que suman a los riesgos naturales de esta técnica, el tamaño, complejidad y localización de las perforaciones.

Algunos tipos de piercing extremo:

Piercing de lengua:
El más frecuente de los piercings extremos es el de lengua. Esta perforación tiene un tiempo de cicatrización bastante prolongado e implica una serie de riesgos, además del dolor y la incomodidad que genera. Luego de la colocación, se produce una inflamación de la lengua, aumento en la salivación, dolor intenso, fiebre. Cuando no existen complicaciones, la cicatrización toma entre 4 y 6 semanas. Pero pueden aparecer efectos secundarios como infección, daño en los dientes, la garganta, roturas de prótesis dentales, dificultades para hablar, masticar y deglutir, hipersensibilidad a los metales, queloides.

Piercing guiche:
Es un piercing que se practica en la zona del perineo, que es la zona que separa el ano de la genital. Este piercing es buscado debido a que dicha zona es altamente sensible y se supone que la inserción de un anillo en ella, aumenta el placer. Esta zona exige de un anillo adecuado especialmente, de materiales de alta calidad, pues es una zona muy expuesta. La curación de este piercing es compleja. Es necesario cuidar de su higiene concienzudamente durante las primeras dos semanas, evitar tocarlo. La pieza colocada no podrá cambiarse durante los primeros tres meses. Existe la posibilidad de que se produzcan supuraciones durante tres o seis meses. Este piercing está contraindicado para personas que practican ciclismo o equitación. El piercing guiche es utilizado principalmente por hombres, pero también hay mujeres que lo utilizan.

Piercing corsé:
Este piercing consiste en dos series de perforaciones alineadas. Se utilizan anillos para esta modalidad, ya que permiten pasar por ellos un lazo cruzado, e manera similar a los corsé. Este piercing se realiza por lo general en la espalda, pero puede practicarse en otras partes del cuerpo, como el costado, al frente, en las piernas, brazos. Si bien es uno de los piercings más decorativo, también es uno de los que implica mayores riesgos, ya que está expuesto a enganches y al roce de la ropa. Por ello, la lazada se coloca temporalmente, cuando el piercing va a exhibirse, para evitar riesgos innecesarios.

Piercing cerebrales:
Este procedimiento extremo consiste en perforar pequeños orificios en el cráneo. Para introducir una pieza metálica que roce levemente el tejido cerebral, produciendo un roce similar a un masaje, el cual resultaría en un estado de euforia constante.

Lengua bífida

La lengua bífida es una modificación corporal consistente en la división al medio de la punta de la lengua, de manera similar a la de algunos reptiles.

La lengua bífida es una técnica de modificación corporal que consiste en la división al medio de la lengua, desde su zona central hasta la punta, produciendo una bifurcación similar a la que presentan algunos reptiles.

La división se practica en la porción final de la lengua, dividiéndola por su centro de manera vertical.

Esta modificación corporal comenzó a cobrar fuerza a partir de la década de 1990. Sin embargo, esta práctica está prohibida en algunos estados de los Estados Unidos.

Esta modificación está asociada con las culturas under y las tribus urbanas.

La división de la lengua se puede realizar mediante procedimientos quirúrgicos, pero también puede obtenerse una hendidura de forma gradual, colocando uniones de nylon insertas en un piercing en la lengua, que se irán ajustando poco a poco. Este procedimiento es muy lento, pero prescinde del quirófano, aunque el dolor es intenso y muy prolongado en el tiempo.

La división de la lengua:

La operación de la lengua es un procedimiento quirúrgico bastante sencillo, que insume unos cuantos minutos. Puede practicarse con anestesia local o sin ella.

La técnica consiste en marcar la zona de la incisión con un rotulador quirúrgico. Luego se inmoviliza la lengua mediante pinzas. Se practica la incisión con un escalpelo desde el borde hacia el centro.

Es muy importante la desinfección de la zona. Ambos tramos deben ser suturados para que la cicatrización sea correcta.

El procedimiento no suele traer consecuencias negativas como trastornos del habla o el gusto. Pero sí puede ocasionar deformaciones en la dentadura o el paladar.

La técnica más aconsejable para este procedimiento es el empleo de láser quirúrgico, ya que el mismo cauteriza la herida, reduciendo sustancialmente los tiempos de cicatrización.

Por lo general, se realiza la sutura de los bordes dándole forma redondeada para que tenga aspecto más natural.

La técnica de las dilataciones

Las dilataciones o expansiones son técnicas decorativas que cobran nuevos adeptos. Consisten en la dilatación voluntaria de orificios practicados en la piel.

Las dilataciones o expansiones (Stretching) son técnicas de decoración corporal primitivas, aparecen en varias culturas desde tiempos inmemoriales, pero en la actualidad han cobrado nuevo protagonismo.

Una expansión consiste en la dilatación voluntaria de un orificio practicado en la piel o cartílago.

Las expansiones pueden practicarse en varias partes del cuerpo, pero las más populares son los lóbulos de las orejas. Las expansiones en los cartílagos son más dificultosas y existe el riesgo de que generen cicatrices si el procedimiento se hace más rápido de lo que el organismo tolera.

Características de las dialtaciones:

Hay varias formas de practicar una expansión, pero la menos agresiva y más practicada consiste en introducir una barra dilatadora, para forzar la zona lentamente.

Esta técnica es muy variable, ya que los resultados difieren mucho de una persona a otra y de la zona que se quiera dilatar. El lóbulo de la oreja es una de las zonas más sencillas de dilatar. Pero el cartílago de la oreja, el ombligo, la nariz, la lengua, los pezones, los labios y los genitales, insumen mayor tiempo para expandirse debido a la dureza de los tejidos y la presión que ejercen.

Las expansiones también requieren de cuidados luego de su realización. Para ello se emplea el suero fisiológico que produce una oxigenación en la zona. El suero debe aplicarse tres veces al día. La higiene también es muy importante y se realizará con jabón neutro.

El uso de cremas regeneradoras contribuye también al proceso de dilatación.

Como siempre, lo importante al practicarse una dilatación es realizarla en un estudio registrado que cuente con todas las garantías de higiene y competencia profesional.

Joyas en los dientes

Otra de las nuevas tendencias en la decoración corporal son las joyas para los dientes. Estos adornos se pegan sobre los dientes y se mantienen en su posición por algunos meses.

Las modificaciones corporales llegaron para quedarse. Cada día más personas que no se encuentran satisfechos con su aspecto, adoptan esta modalidad para lograr la apariencia deseada. Entre las modificaciones corporales, existen algunas de larga data, como los tatuajes, escarificaciones, entre otros. Pero también existen innovaciones, técnicas recientes que apenas han llegado y ya se imponen.

Una de las técnicas de modificación corporal que rápidamente se convirtió en moda son las joyas en los dientes. Dicha técnica es una forma de arte corporal aplicada como adorno.

La técnica no es invasiva, por el contrario. La joya se adhiere firmemente al diente, empleando un pegamento. Aportando un toque diferente a la dentadura y un brillo inusual.

Aplicación de las joyas en los dientes:

El procedimiento es muy rápido y sencillo, apenas unos diez o quince minutos.

Como utiliza un pegamento, el procedimiento no duele en absoluto. Naturalmente, al principio se siente extraño, pues no debemos olvidar que se ha agregado un objeto extraño a la dentadura. Pero la incomodidad desaparece muy pronto.

Una de las ventajas de este procedimiento es que aparentemente no daña la placa dental.

La joya se adhiere con tal firmeza que permite operaciones como comer, lavarse los dientes, etc., sin desprenderse.

No se conocen contraindicaciones ni efectos secundarios para estos adornos. El único inconveniente es que son adornos temporales, con una duración cercana a los 6 meses.

Las joyas tienen un tamaño que oscila entre 1,8 y 3mm de diámetro, con un espesor que va desde 0,4 a 0,9mm.

Las joyas se adquieren junto con el pegamento e instrumentos de aplicación, y se aplican en casa.

Implantes externos de ojos

La nueva tendencia en piercings viene de Holanda. Se trata de los implantes externos de ojos. Pequeñas piezas de platino que se incrustan en la membrana externa del ojo.

Una nueva tendencia en el arte corporal y los tatuajes ha llegado a Europa. Los implantes externos de ojos, son pequeñas piezas de joyería que se incrustan en el globo ocular con fines decorativos.

Esta técnica innovadora surgió en Holanda, en el Instituto de Cirugía Ocular Innovadora.

El procedimiento, según sus inventores, es muy simple y rápido de hacer.

Esta técnica fue inventada por oftalmólogos de Rotterdam, entre ellos, el Dr. Gerrit Melles, tras constatar que existían joyas para todas partes del cuerpo, excepto para los ojos.

La técnica se conoce con varios nombres: piercing de ojos, implantes oculares, joyería para ojos, decoración ocular, Jewel Eye.

La técnica de implantes externos en los ojos:

La técnica consiste en implantar adornos de metal precioso. Estas piezas se introducen bajo la primera capa de la membrana de la mucosa del globo ocular (membrana conjuntiva).

Los implantes no presentan efectos secundarios de acuerdo a lo que afirman sus creadores, y podrían removerse sin mayor problema cuando la persona lo requiriese.

La implantación tiene un costo que oscila entre quinientos y mil euros.

Los primeros implantes tenían forma de corazones o medias lunas de platino, pero se están creando nuevos diseños, incluso se reciben las propuestas de los clientes.

El procedimiento quirúrgico se realiza empleando anestesia local y tiene una duración cercana a los quince minutos.

Las joyas tienen un diámetro de 3 a 5mm. Se asegura que no ocasionan molestias o incomodidades de cualquier orden.

Cuidados después del piercing

El piercing es una técnica agresiva que requiere de ciertas precauciones previas a su realización y de ciertos cuidados posteriores, para evitar problemas de salud.

El piercing está de moda y cada día son más sus adeptos. Pero esta técnica de modificación corporal conlleva sus riesgos, como toda agresión al organismo.

Los piercings pueden ocasionar una serie de inconvenientes como lesiones, cicatrices, hemorragias, alergias, infecciones, también aumentan los riesgos de contraer ciertas enfermedades infecto contagiosas. Todas estas complicaciones tienen como causas la falta de higiene, la incorrecta implantación del piercing, la reacción del organismo ante las sustancias extrañas. Para prevenir dichas complicaciones deben tomarse ciertas precauciones.

El piercing está contraindicado para aquellas personas que padecen ciertas enfermedades: enfermedades congénitas, deficiencias inmunológicas, diabetes, alergias, cardiopatías, dermatitis, insuficiencia renal.

Consejos para cuidar un piercing reciente:

Hay una serie de precauciones que deben tomarse antes de proceder a la implantación de un piercing.

• Evitar perforarse las zonas más sensibles o expuestas: lengua, ombligo, labios, tetillas, genitales. La palma y el dorso de la mano nunca deben perforarse.

• Antes de realizarse un piercing es necesario consultar con el médico para verificar su estado de salud. Es necesario tener las vacunas al día y estar libre de enfermedades como resfríos, etc. La piel debe estar saludable, libre de dermatitis, irritaciones, quemaduras, etc.

• Elegir un estudio habilitado y un artista con probada experiencia. Para asegurarnos de contar con las medidas higiénicas necesarias.

• El profesional que se encargue debe poseer licencia que lo habilite, utilizar guantes quirúrgicos. Debe poseer experiencia comprobada.

• El instrumental que se emplee para el piercing debe ser desechable y esterilizado.

• Los materiales para los piercings deben ser hipoalergénicos como el titanio, acero quirúrgico, u oro 14K. deben evitarse otros materiales como piezas de madera, hueso, aleaciones, o materiales bañados en oro, ya que estos materiales pueden producir alergias y rechazo.

• La higiene: antes del procedimiento, se debe higienizar adecuadamente el sector donde se va colocar el piercing. Es conveniente hacer un lavado con agua, jabón y algún antiséptico. Es necesario que el técnico encargado del procedimiento se lave bien las manos antes de manipular los utensilios e instrumentos.

• Luego de la perforación debe extremarse la higiene. Los primeros días se aplicarán cremas y antisépticos para disminuir la inflamación. No debe exponerse la piel al sol durante los primeros días, al menos. Es necesario desinfectar la zona varias veces al día, empleando un antiséptico. Los piercings en la boca demandan mayores cuidados, además de que no se debe beber alcohol y se empleará un enjuague bucal.

• En caso de complicaciones, se debe acudir al médico de inmediato.