Significado de los tatuajes según su forma e implantación

Significado de los tatuajes según su forma e implantación

Los tatuajes han acompañado a la humanidad desde tiempos inmemoriales y a lo largo de todo este tiempo, han mantenido sus características básicas. Conoce el significado de los tatuajes según su forma e implantación en las distintas zonas del cuerpo.

Clasificación de los significados de los tatuajes de acuerdo a la zona del cuerpo

Brazo y hombro: deseos de sentirse útil, construir y crear.
Cuello: deseo oculto de demostrar la insatisfacción. Apego a los valores morales.
Espalda: temor a exponerse, a tomar decisiones y responsabilidades.
Mano: autocontrol y dominio de las emociones. La mano izquierda significa ansias de poder. La derecha, ansias de justicia.
Muñeca: incapacidad de acción, sensación de impotencia.
Glúteos: transgresor, deseos de diferenciarse y destacar de los demás. Audaz.
Pie: necesidad de estabilidad y de tener convicciones. Carencia de raíces, necesidad de asumir valores.
Pierna: personalidad inquieta, curiosidad por encontrar otras formas de comunicar y de vivir.
Rodilla: reprimido, conoce sus cualidades pero no las acepta.
Senos: coraje para enfrentar cualquier situación, consciente de sus atractivos, los explota a conciencia.
Tobillos: ansias de libertad, de espacio. Protesta silenciosa, deseos de liberación.
Vientre: persona maternal, dulce, sensible. Insegura.

Clasificación de los significados de los tatuajes de acuerdo a su forma

Ancla: es un instrumento de seguridad, estabilidad y tradición. Su portador busca asentarse.
Ángel:necesidad de trascender, protección y contactarse con el universo.
Caballo: dinámico, veloz, desenvuelto, exitoso y simpático.
Calavera: desafía a la muerte y la enfrenta con paciencia y seguridad.
Corazón: comprometida y pasional, interés por dar y recibir amor.
• Delfín: libertad, devoción, amistad, disponibilidad.
Dragón: carácter recio, temperamento cambiante.
Estrella: necesidad de guía y aceptación del destino.
Gato: sensualidad, libertad, orgullo de su personalidad.
Golondrina: espíritu viajero, ansias de libertad, de espacios abiertos, pero muy familiar.
Luna: intuición, feminidad, discreción.
Mariposa: atractiva, búsqueda del placer de la vida.
Nudo: alianza, vínculo, pacto, compromiso.
Ave: ansias de libertad y evasión.

Puñal: poderoso símbolo sexual, con tendencias al sadomasoquismo. Su portador sufre de heridas de amor.
Rosa: simboliza el amor y la manifestación de uno mismo. Romanticismo y erotismo.
Serpiente: renovación, eternidad, potencia, erotismo y protección.
Tribales: necesidad de pertenecer a un grupo, búsqueda de las raíces. Las líneas curvas expresan femineidad y las rectas, acción.
Sirena: seducción y encanto, entrega por amor.
Sol: es la luz, el progreso, el amor, la verdad.

Otros significados de los tatuajes

Colores:

Amarillo: odia las mentiras.
Azul: espiritualidad e intuición.
Negro: necesita reafirmarse.
Rojo: expresa sus emociones. Energético, puede ser agresivo.
Verde: discreción, ternura, sensibilidad.

Cantidad:

Uno: gusto por la transgresión, pero no permite abusos.
Dos: indeciso, ambivalente.
Tres o más: rebeldía, no conforme con su propia personalidad.
Muchísimos: no encaja en ninguna parte y no puede demostrar sus verdaderos deseos.

Modificaciones corporales, orejas de elfo para oírte mejor

 Modificaciones corporales, orejas de elfo para oírte mejor

Cuando hablamos de modificaciones corporales, muchas veces tenemos prejuicios. Pero no debemos olvidarnos que desde los comienzos de la humanidad, el hombre ha tratado de modificar su cuerpo. Además, aunque los fines no sean los mismos, cuando nos extirpan el apéndice o nos reparan una muela, también estamos realizando una modificación corporal. También las gafas de aumento son modificaciones corporales, por tanto, podríamos decir que casi toda la humanidad tiene en alguna medida una o más modificaciones corporales. Hecha esta aclaración, podemos referirnos a un tipo especial de modificaciones corporales, las orejas de elfo, que aunque lo parezcan, no son para oírte mejor.

En el vasto mundo de las modificaciones corporales estéticas, tenemos algunas que son practicadas desde comienzos de la civilización, como las expansiones y los tatuajes, pero otras en cambio, provienen de modas muy recientes, tal es el caso de las orejas de elfo, las cuales han generado una moda originada en el gran éxito de la versión cinematográfica de las novelas del escritor inglés J.R.R. Tolkien, “El Hobbit” (1937) y “El Señor de los Anillos” (1954).

La modificación de las orejas para darles el toque élfico es un procedimiento bastante extremo e irreversible. Conocida como “Elf pointing”, esta técnica consiste en retirar parte del tejido de la punta de la oreja, para luego suturar los extremos del corte, dándoles una forma puntiaguda.

Además, este procedimiento extremo ocasiona gran sufrimiento a sus cultores, ya que esta zona cartilaginosa es altamente sensible y requiere de muchos cuidados. Esta clase de intervención resulta irreversible, ya que se extrae parte del cartílago. Su cicatrización insume muchos meses y la curación toma varias horas al día.

Como contrapartida de todas estas incomodidades, el resultado que suele obtenerse de esta operación es excelente y las orejas parecen naturales, salvo en los casos en que la persona no tenga una buena cicatrización por diversos trastornos de su salud.

Como la mayoría de las modificaciones corporales, no está aconsejada para personas con trastornos de la salud, como los pacientes diabéticos, embarazadas y otros. Si tu deseo es parecerte a Frodo Baggins o alguno de los demás personajes de Tolkien, ya conoces el camino. ¡Mucha suerte!

Modificaciones corporales, las técnicas de las expansiones corporales

Modificaciones corporales, las técnicas de las expansiones corporales

Las modificaciones corporales ya no son patrimonio de algunas tribus primitivas, en la actualidad, una gran parte de la población mundial tiene en alguna medida, una modificación corporal. Dentro de dichas modificaciones corporales, las técnicas de las expansiones corporales, son de las que han ganado más simpatizantes, no obstante el doloroso y prolongado proceso que debe seguirse para conseguir los resultados deseados, que en el caso de las expansiones, suelen ser irreversibles.

Existen diferentes técnicas para realizar expansiones corporales, pero no todas son igualmente exitosas, fáciles o cómodas, por eso vamos a recomendarles sólo dos. La primera es la más segura y en consecuencia, la más lenta, pero en cambio, no produce mucho dolor o sangrado y las molestias son escasas. La segunda es rápida, pero implica un dolor muy intenso, sin contar el traumatismo que significa para los tejidos epiteliales. El objetivo de este segundo método es lograr resultados inmediatos.

En el afán por lograr resultados instantáneos, algunos perforadores utilizan bisturí para realizar cortes que les permitan insertar un objeto que impida la cicatrización normal. Este procedimiento es ilegal, sólo un médico o un cirujano están autorizados para realizarlo.

Lamentablemente para aquellos que están impacientes por obtener su perforación de gran tamaño, el camino más seguro y apropiado es el lento. Debemos recordar que estamos trabajando sobre el cuerpo humano y que una perforación es una lesión, como si se hubiesen herido en un accidente. Por tanto, requiere de un tiempo para la cicatrización, la misma debe estar libre de gérmenes y bacterias.

En qué consisten las técnicas de expansiones corporales

Vamos a explicar un poco el procedimiento de las perforaciones para que se comprenda las ventajas del proceso lento. Si perforamos a alguien con una aguja gruesa (como un calibre 10), ésta producirá una rotura del tejido muy grande, la cual implica que el organismo deberá realizar una reparación mayor de los tejidos, por lo que tendremos un mayor crecimiento de tejido cicatrizal. ¿Cuál es el inconveniente de tener más tejido cicatrizal? Este tejido no es muy elástico, por lo que será muy difícil que en el futuro podamos expandir más dicha perforación. De modo que este método rápido, se utiliza para perforaciones definitivas. Otro inconveniente es la propia cicatriz que deja, que puede no ser muy estética.

Por tanto, si queremos una perforación grande, que supere el calibre 10, debemos hacer una primera perforación con un calibre menor, de modo que la cicatrización se haga lentamente y que podamos expandirlo cuando la piel esté en mejores condiciones.

También debemos tener en cuenta que la joyería muy pesada ocasiona lesiones e infecciones que pueden poner en riesgo la perforación.

La mejor forma de expandir una perforación corporal es empleando un perno cónico e ir pasando de un calibre a otro gradualmente. El perno se esteriliza, lubrica y pasa por la perforación. Luego se pasa la joyería y se deja cicatrizar completamente antes de intentar una nueva expansión.

Para evitar alergias, irritaciones e infecciones, se puede utilizar joyería de metal o de otros materiales: acero quirúrgico, titanio, niobio, platino, oro (14 y 18k), acrílico, nylon, vidrio templado, hueso, marfil pulido. También se puede emplear madera por ser un material orgánico que armoniza con el cuerpo, dejando respirar a la piel. Se debe pulir con aceite comestible para evitar que se pegue a la perforación. Se puede usar: nogal, eucalipto, ébano, tulipán, roble, caoba. Pero no deben usarse: bambú o pino, ya que son demasiado blandos y forman astilla, sin contar que pueden ocasionar alergias e infecciones.

Dependiendo de la parte del cuerpo que se desee expandir, podremos lograr una expansión mayor o menor. Esto también difiere en cada persona, pues no todos tienen la misma elasticidad en la piel.

Los metales en la joyería corporal y sus cualidades

Los metales en la joyería corporal y sus cualidades

Desde los comienzos del hombre, la preocupación por adornar su cuerpo se hizo presente y una de estas prácticas era la inserción de joyas en distintas partes del cuerpo. Pero no cualquier material puede utilizarse para este tipo de ornamentos, por eso vamos a hablar un poco sobre los metales en la joyería corporal y sus cualidades.

Se han realizado estudios minuciosos sobre los efectos que los diferentes metales producen sobre la piel y sobre el organismo y estos han determinado cuáles materiales son más apropiados para su uso en perforaciones y joyería corporal. Los metales más favorables para las perforaciones corporales serían: el acero inoxidable quirúrgico, el oro de 14 y 18 kilates, el titanio, el platino y el niobio. Pero, por otra parte, metales tradicionalmente utilizados en joyería como la plata, el cobre o el latón, no pueden emplearse para perforaciones corporales y joyería corporal.

Ventajas y desventajas de los metales en la joyería corporal

Plata: la plata más utilizada en joyería es la plata 925, que contiene 925 partes de plata y 75 partes de cobre, ambos metales contienen azufre, que es una sustancia corrosiva y tóxica, que en contacto con el aire sufre una oxidación, por lo que no debe emplearse para perforaciones corporales. Incluso en el caso de aretes tradicionales, debe emplearse con precaución porque puede ocasionar serias alergias. Un consejo: la joyería de plata debe limpiarse periódicamente para eliminar el óxido, principal agente de alergias.

Oro: como el oro es un metal muy blando, se le añaden otros metales para darle dureza y resistencia, como cobre, zinc, plata y níquel. Los kilates del oro nos dicen qué tan puro es el metal. El oro 24 kilates es el oro en estado puro. El oro 18 kilates es el que tiene un 75% de oro y el 25% restante de alguno de los metales nombrados. El oro de 14 kilates tiene un 58,33% de oro y el resto de otros metales. Tanto el oro de 14 como el de 18K, tienen la aleación ideal para su uso en perforaciones sin tener problemas con las bacterias.

Acero inoxidable quirúrgico: es el más utilizado para perforaciones corporales. Está compuesto por una aleación de hierro y carbón al 1,7%. Se utiliza el carbón para darle dureza y tensión. Además contiene níquel, cromo, azufre, silicón y fósforo en mínimas proporciones. El acero empleado para las perforaciones es de la serie de los 300, como el 316L, SAE30316L o el UNI31603. Se puede emplear acero de la serie 400 en las bolas de los aretes, porque no están en contacto directo con la piel.

Niobio: o más conocido como columbio, es tan duro como el acero y su coloración es gris-blanca. Es altamente resistente a la corrosión y no contiene aleaciones. Puede utilizarse anodizado para obtener diversos colores. Es excelente para los alérgicos a otros materiales.

Titanio: este metal se utiliza también puro. Es de color blanco brilloso, muy resistente a la corrosión, no es magnético y es mucho más duro que el acero inoxidable, por lo que está reemplazando al acero inoxidable quirúrgico. Es muy liviano y puede anodizarse para obtener una gran variedad de colores.

Implantes dentales de colmillos de vampiro

Implantes dentales de colmillos de vampiro

El arte de las modificaciones corporales tiene muchas posibilidades, ya que casi cualquier parte del cuerpo puede cambiarse al antojo de su propietario. Tanto es así, que algunos extremistas se han convertido en un objeto de su propia creación y su aspecto actual dista bastante del que la naturaleza los dotase, es más, hasta del de un ser humano. Dentro de esta tendencia a despegarse de la forma humana, hay modificaciones menos extremas pero que tienen el mismo objetivo, tal es el caso de los implantes dentales de colmillos de vampiro, algunos incluso, destinados a morderte mejor.

A lo largo de la historia, los vampiros han formado parte del folclore popular de muchos pueblos y siempre fueron objeto de temor y supersticiones, salvo de algún reducidísimo grupo de cultores de la demonología y la brujería. Pero a partir de la publicación de “Drácula” (1897), la novela de Bram Stoker, los vampiros cobraron un nuevo estatus y comenzaron a ejercer una fascinación creciente en el público.

En la actualidad existen diversas subculturas que manifiestan su admiración por estos personajes ficticios, intentando emular sus hábitos, costumbres y principalmente su legendaria apariencia. Es aquí donde nace la moda de los implantes dentales de colmillos de vampiro.

Países como Alemania, han experimentado un verdadero furor con esta moda vampírica, hasta el punto de que las aseguradoras tomaron cartas en el asunto, pues no les resultaba rentable hacerse cargo de los prejuicios que estas prácticas acarreaban. No es de extrañarse, ya que las juventudes alemanas se han demostrado muy influenciables a través de la historia, desde los polémicos suicidios en masa que despertara la famosa novela de Goethe, “Las cuitas del joven Werther” (1774), hasta los encendidos discursos de un tal Adolf Hitler, han provocado la ferviente adhesión de los jóvenes teutones.

Pero lo cierto es que los implantes dentales de colmillos de vampiro no son un mero ornamento corporal, esta moda tiene sus consecuencias para la salud. Lógicamente, no todos somos iguales, de modo que no todos los implantes ocasionan las mismas reacciones y también habrá algunos que no experimenten más que las molestias de sus caninos prolongados. Pero es conveniente que conozcas el lado negativo de los colmillos vampíricos, antes de decidirte a utilizarlos.

Riesgos de los implantes dentales de colmillos de vampiro

Convertir la dentadura propia en dentadura de vampiro puede ser un cambio arriesgado, ya sea que se realicen implantes fijos o removibles. Es que la boca humana no está diseñada para ostentar unos caninos prominentes y por tanto, sus funciones no están adaptadas a estos colmillos vampíricos. Ya sean implantes de materiales blancos o los más extremos de metal, estos colmillos pueden producir lesiones en la boca y otra clase de traumatismos, provenientes de las dificultades para masticar los alimentos.

Esta práctica también puede provocar infecciones dentales debidas a las dificultades naturales que la higiene de estos colmillos produce, o a las malas condiciones en que suelen realizarse los implantes.

Como todas las modificaciones corporales, no siempre existen las garantías sanitarias debidas, ya que los estudios de tatuajes e implantes regularizados deben cobrar unos precios bastante elevados por estos trabajos y los clientes no suelen contar con los recursos necesarios. De modo que muchas veces, los implantes son realizados por personas que no cuentan con la debida formación ni con un estudio en adecuadas condiciones higiénicas.

Además de esto, la prolongación de los colmillos ocasiona trastornos en la masticación, lesiones en los maxilares, problemas óseos en las mandíbulas e incluso la pérdida de piezas dentarias, sin contar las lesiones por mordidas accidentales. Y ni siquiera tocaremos el tema del dolor, pues estos implantes, al igual que cualquier trabajo odontológico, pueden ser dolorosos, no sólo durante el trabajo, sino que pueden ocasionar en aquellas personas sensibles, neuralgias durante mucho tiempo.

Ahora que conoces los riesgos, estás en condiciones de decidir si deseas lucir una sonrisa vampírica que provoque temor o admiración en tus semejantes. ¡Buena mordida!