Tatuajes luminosos con LED implantados

Información sobre los tatuajes luminosos con LED implantados.

Tatuajes luminosos con LED implantados

Ya hace algún tiempo que el tatuaje ha ganado nuevos terrenos de aplicación, siendo de utilidad en la medicina, como señal de alerta ante emergencias médicas en pacientes cardíacos o diabéticos. Ahora se suman a las nuevas tecnologías para conformar los tatuajes luminosos con LED implantados, que permitirían nuevas aplicaciones, como monitores para indicar niveles de presión arterial, colesterol en sangre, etc.

En esta ocasión, la investigación se orienta a la creación de un circuito elástico, fabricado con una mezcla de silicio y seda, que permita implantarlo bajo la piel como si fuese un tatuaje común, pero que no ocasione reacciones negativas. Científicos de la Universidad de Pennsylvania trabajan para lograr un circuito que permita adicionar imágenes e indicadores LED.

Los experimentos se realizaron con ratas de laboratorio y permitieron monitorear las reacciones de estos animales frente a ciertos estímulos. La aplicación en humanos permite monitorear reacciones a sustancias, el estado de salud. También permiten su utilización como tatuajes decorativos, que se apagarían en el momento en que no se desee exhibirlos, o podría cambiar su imagen a voluntad, formando un tatuaje diferente cada vez.

¿Son compatibles los tatuajes con el envejecimiento?

Descubre si son compatibles los tatuajes con el envejecimiento.

¿Son compatibles los tatuajes con el envejecimiento?

Es una realidad aceptada, aunque nunca tomemos conciencia realmente hasta que no nos pasa, que con el transcurso del tiempo, nuestro cuerpo se va deteriorando paulatinamente, hasta llegar a ser una sombra de lo que fuimos. Nuestro esqueleto va perdiendo la flexibilidad y la verticalidad, nuestros órganos se desgastan y nuestra piel, el mayor órgano que tenemos, sufre su desgaste irrefrenable, perdiendo elasticidad y firmeza.

La piel es el órgano que más evidencia el paso de los años, por lo que siempre cabe preguntarnos antes de practicarnos un tatuaje, ¿son compatibles los tatuajes con el envejecimiento?

Esta realidad es la última que tomamos en cuenta cuando elegimos el diseño de nuestro tatuaje y ya lo imaginamos sobre nuestra piel, pero inexorablemente, el tiempo nos alcanza, y el tatuaje que ahora luce espléndido y nítido, aparecerá como un acordeón desteñido dentro de 30 o 40 años.

Si bien podemos argumentar que no todos envejecemos igual y que eso depende de nuestro estilo de vida, la herencia o de características innatas. Lo cierto es que por mejor que envejezcamos, en algún momento nuestra piel perderá totalmente su sostén y estaremos demasiado arrugados. En consecuencia, nuestro tatuaje perderá calidad y nitidez, sin contar que se convertirá en un repliegue de lo que fue en su esplendor.

A pesar de que no podemos frenar el paso del tiempo, podemos minimizar el impacto del mismo, tomando algunas precauciones para prolongar la calidad de nuestro tatuaje y en consecuencia, de nuestra piel.

Algunas medidas para disminuir los daños del envejecimiento sobre los tatuajes

Hacerte un tatuaje de mayor tamaño es una alternativa para que con el paso del tiempo, tu tatuaje no se convierta en una pequeña mancha.

Evitar la exposición solar. Esta es una sabia medida, no sólo para proteger tu tatuaje, sino para proteger tu salud. El sol es el peor enemigo de los tatuajes, principalmente de los de colores.

El aumento de peso es otro de los grandes enemigos de los tatuajes, porque la piel cede y se estira. En este aspecto, tiene mucha incidencia la localización del tatuaje, pues no es lo mismo la zona de los pies, que tiene pocas variaciones cuando el peso se modifica, que la zona del vientre, los brazos o piernas, donde puede sufrir una deformación considerable. Lo mejor que podemos hacer es evitar las variaciones de peso, aunque esto no evite el envejecimiento, disminuye las alteraciones de nuestros tatuajes.

En base a lo anterior, otra medida que puedes tomar es situar tus tatuajes en las zonas que menos alteraciones sufren con el paso del tiempo, como los pies, tobillos, omóplatos. Aunque estas no sean las zonas que más te interese tatuarte, son las que menos pierden la tensión y textura, de modo que deberías preguntarte qué es más importante para ti, si mantener el tatuaje lo más atractivo posible a lo largo del tiempo, o tenerlo en la zona que más se luzca a pesar de que luego será un manchón desagradable.